Ejulve-Caleja del Huergo (PR TE-91)

Longitud: 5,5km. Sólo ida. Dificultad: fácil

Este fácil sendero enlaza Ejulve con un angosto desfiladero, en la cabecera del barranco de Santa Lucía, conocido como Caleja del Huergo. Se trata de un paraje umbroso, rodeado de abundante vegetación, y con varias pozas de agua que brotan a la salida de un hocino entallado.

http://www.turismoandorrasierradearcos.com/rutas-senderistas/19_Ejulve_Caleja_Huergo.pdf

Barranco de Cueva Muñoz (Masías de Ejulve)

Longitud: 4,2 km. Sólo ida. Dificultad: Fácil.

Esta ruta se inicia en la Masía de los Barrancos (Ejulve)  y antes de un kilómetro se adentra en el Monumento Natural de los Órganos de Montoro. El recorrido, de gran interés paisajístico y etnográfico, aprovecha un antiguo camino, que todavía conserva tramos empedrados, y sendas que fueron utilizadas en otros tiempos por los masoveros para acceder hasta los apriscos pastoriles y viviendas de la cueva. Esta cueva estuvo habitada según cuenta la tradición oral por un gigante que no era tal sino más bien una persona de gran altura conocido como el gigante de la cueva Muñoz.

http://www.turismoandorrasierradearcos.com/rutas-senderistas/17_Cueva_Ermitano.pdf

Estrechos de Valloré en Montoro de Mezquita (PR TE 10)

Estrechos de Valloré. Longitud: 2,5 km. Circular. Desnivel: 55 metros. Dificultad: baja.

 

El camino empieza en el área recreativa de “Las Eras” en Montoro de Mezquita donde hay varios paneles de información sobre la localidad y su entorno. Desde allí comienza el ascenso al mirador de Valloré. Al inicio, desde este mismo camino, se puede tomar el cruce hacia el estrecho de Valloré y, una vez en el cauce fluvial, nos podemos acercar a las pozas donde se bañaba la gente antiguamente y el azud que desviaba el agua. Se puede continuar por las pasarelas hasta le valle de Valloré y el segundo estrecho, todavía impracticable a pie. La vuelta se realiza bien por la otra margen del río y finaliza de nuevo en las eras.

*Muy interesante desde la carretera bajar al mirador del estrecho del Mas del Arco*.

Vuelta de los puentes y Pozo del Invierno en Villarluengo (PR-TE 66)

Longitud: 4 km. Circular. Transcurre en su totalidad por senda bien definida. Itinerario de gran atractivo medioambiental y cultural. Desnivel: 230 metros. Dificultad: A pesar del desnivel, la ruta posee dificultad baja.

Desde Villarluengo el itinerario se inicia por el camino de la Pileta, se atraviesa el crucero y se desciende hasta una bifurcación de caminos. Por debajo del “Balcón de los Forasteros” se alcanza el Pozo del Invierno, un estrecho rocoso con numerosas cascadas y pozas de agua. Se recomienda visitar el Pozo de La Sulsida y el Pozo de La Zarzina. Será necesario cruzar el río con precaución para observar el Pozo del Invierno desde la margen derecha. Por este lado del río se divisa la Cueva del Ciscar, el Masico Casquete y la antigua Central. Más adelante se enlaza con la ruta BTT Nº 9 y se llega hasta el Puente La Hoya, en la confluencia del río Cañada y Palomita. El ascenso se realiza junto al Molino y puente homónimo y se enlaza de nuevo con el camino a la Torre Gorgue, completando una preciosa vuelta circular al entorno de Villarluengo.

Nacimiento del río Pitarque (GR 8.1 / SL-TE 30)

Longitud: 5 km (ida). Lineal.  Desnivel: 95 metros. Dificultad: Baja.

Saliendo de Pitarque junto al panel informativo del sendero GR 8.1 y por la calle Herrería se toma la travesía senderista en dirección a Cañada de Benatanduz. El camino es ideal para realizar en familia, sin apenas desnivel y con muchos atractivos durante la excursión. A continuación se abandonan las eras y se pasa junto al peirón de San Cristóbal. A mitad de camino se encuentra la ermita de la Virgen de La Peña. Posteriormente se abandona el sendero GR 8.1 y se continúa por el itinerario SL-TE 30. Junto a la antigua central hidroeléctrica se halla un área de descanso, ideal para el descanso y el ocio infantil. Un panel informativo nos ayuda a comprender el paisaje de esta parte del Maestrazgo. En diversos tramos del camino existen unas pasarelas de madera que nos facilitan progresar por zonas encharcadas. Finalmente, nos adentramos en el Monumento Natural del Nacimiento del Río Pitarque. Se recomienda realizar este recorrido tras periodo de lluvias para poder observar la caída del agua por los diferentes “ojales” o surgencias en la roca. El equipamiento del conjunto natural obliga a extremar la precaución y hace más entretenido el acceso hasta el nacimiento principal del río.

Menú