La tierra produce en este territorio preciadas setas que hacen las delicias de los vecinos y visitantes. Destaca el rebollón (Lactarios Deliciosus), que es la estrella todos los otoños, pero hay muchas otras especies  comestibles y no comestibles que podrás encontrar en los montes del entorno. Para acercarse a buscar es necesario obtener un pase del Coto micológico del Maestrazgo.

En el caso de las trufas, en los últimos tiempos han proliferado las plantaciones de carrasca micorrizada lo que ha incrementado la producción de  estas delicias tan demandadas en la alta cocina.

En Cantavieja la empresa SETRUFMA elabora derivados de seta y trufa que te encantarán.

Menú