La A-1702 une pueblos con sabor a otra época  y con el encanto que les da una arquitectura sobria  en la que destacan los pequeños detalles en aleros, ventanas, puertas …  Pueblos que simulan naves varadas en lo alto del promontorio como Villarluengo, o que se adaptan a la pendiente cual  un manto vegetal como Ejulve,  estampas de belleza detenida en el tiempo como la Cañada. Destacan las iglesias y sus torres que se elevan en un caserío dominado por la arquitectura popular salpicada de palacios, molinos, arcos, blasones, ermitas y plazas.

Gargallo

Ejulve

Villarluengo y Montoro de Mezquita

Pitarque

Cañada de Benatanduz

Cantavieja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú