Entre las fiestas de invierno son muy importantes las que se celebran en honor de San Antonio Abad, advocación vinculada a la protección de los animales que el hombre tiene a su servicio. El fuego de la hoguera es el principal protagonista y los animales son bendecidos. En Villarluengo se celebra el sábado más cercano al 17 de enero y los mayorales preparan la hoguera, en cuyas brasas luego todo el pueblo asa morcillas, chorizo, longaniza o cordero. Al terminar se efectúa la subasta de todos los productos que unos días antes han estado recogiendo los mayorales por las casas y masías y después hay baile. El domingo antes de misa es cuando tiene lugar la bendición de animales. Ejulve también celebra San Antón con una gran hoguera en la plaza en torno a la cual cenan luego los vecinos. En otras fiestas de municipios cercanos es frecuente la aparición de diablos y, cabe destacar la celebración en Mirambel de la Sanantonada, durante la que se dramatiza la vida del santo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú